Newsletter 4 - Creer en la Astrología

Creer en la Astrología (parte 1)

En términos generales, la mayoría de las personas tuvo su primer contacto con la astrología a partir de los horóscopos de los diarios o de los libros de predicciones editados poco tiempo antes del comienzo de cada año. Así supimos de la terquedad de los Tauro, la rebeldía de los Acuario, de la intensidad erótica de los Escorpio, de la genialidad de los Leo, etc, etc. También supimos que aquel lunes los Géminis tendrían una dura jornada laboral y que debían evitar discusiones con sus jefes en la oficina... Como si los millones de geminianos y geminianas del planeta trabajaran en urbanas oficinas junto con sus particularmente atribulados jefes. Si bien la astrología encierra una increíble y compleja sabiduría (ahora lo sabemos mejor que nunca), tenemos que aceptar que todos comenzamos creyendo en ella como una forma mágica de conocimiento.

La creencia es sólo la primera etapa de un proceso mucho mayor de maduración psicológica. Se trata de un estado de la mente que afirma ideas y opiniones que no tienen una justificación del todo lógica ni está validada como una experiencia de primera mano.
Cuando alguien dice que cree -o no cree- en la astrología, lo que en realidad está haciendo es repetir una información mental con la que por alguna razón puede o no concordar. Sin embargo la creencia marca un norte hacia el cual se puede seguir avanzando si se decide invertir más energía psíquica en esa dirección.

La creencia se transforma en fe cuando se involucra la emoción y se adopta una posición mucho más activa y comprometida con aquello que se cree. Uno puede investigar con mayor confianza acerca de algo que todavía no entiende, pero que presiente como verdadero y de gran valor. Recuerdo a mi primer maestra de astrología que me dijo ante mis titubeos y pruritos intelectuales "empezá a estudiarla seriamente y sin preconceptos, después hacé lo que quieras..."

Alejandro Christian Luna
http://us7.campaign-archive2.com/?u=554f5c8d9a049cc76b9fdeeee&id=b31194b240

http://astrotranspersonal.com.ar/

Creer en la Astrología (parte 2)

Recuerdo a mi primer maestra de astrología que me dijo ante mis titubeos y pruritos intelectuales "empezá a estudiarla seriamente y sin preconceptos, después hacé lo que quieras..."
Esta fe o confianza básica hace que poco a poco la mera creencia mental vaya mutando hacia un cambio de mirada. Percibir con ojos astrológicos implica una revolución perceptiva que nos permite ver conexiones significativas allí donde antes no había nada. A esta altura la pregunta sobre si creemos en la astrología se siente tan fuera de lugar como si nos preguntaran si creemos en la luz del sol o si hará frío este invierno.

La tercera fase del proceso consiste en el contacto directo entre uno mismo y el núcleo de la Astrología. Aquí comienza un cambio drástico en la psique que generalmente resulta sorpresivo e insospechado. Hasta ese momento a nadie se le había ocurrido que lo que realmente estaba en juego era la conciencia de uno. Los prejuicios por ser de tal o cual signo, de tener esos aspectos entre planetas, de cumplir años en algún lugar lejano para evitar ciertas cosas, la angustia por lo que el futuro nos depare según los tránsitos que preveamos, etc., son todas problemáticas de un estado de la mente basado en los miedos y deseos de la personalidad. Y convengamos que esto es perfectamente lógico y necesario.


Este contacto directo con la astrología nos desafía a revisar los supuestos básicos donde se apoya y se funda la propia esencia de la personalidad, es decir, el "yo". Llegados a este punto, algo nuevo comienza a desplegarse como una flor en primavera... algo que no está guiado por el yo ni controlado por la voluntad. Los hechos de la vida responden, reflejan y sincronizan de una manera supercreativa con los datos de las cartas natales y las efemérides que consultamos. Y vemos que nunca hubiéramos podido predecir los hechos tal como ocurrieron, notando que, si realmente predijimos algo, es porque seguimos copiándonos y repitiéndonos a nosotros mismos una y otra vez, respondiendo a lo diferente siempre de la misma manera tan automática. Lo único que permanece igual es la naturaleza cambiante de la existencia.
Alejandro Christian Luna

http://us7.campaign-archive2.com/?u=554f5c8d9a049cc76b9fdeeee&id=e58815d11c

http://astrotranspersonal.com.ar/

   

Creer en la Astrología (parte 3)

 Tanto en la astrología como en la religión y la espiritualidad, creencia, fe, contacto directo y contacto directo sostenido en el tiempo son estaciones de parada obligatoria que verdaderamente forman mojones o puntos de apoyo desde donde podemos lanzarnos a experimentar el misterio de la vida y la conciencia cósmica.

La última parte del proceso consiste en hacer del contacto intermitente algo sostenido en el tiempo. Vivir en coherencia total con lo que la astrología nos muestra, implica soltar un rato las efemérides y el miedo al futuro; vivir atentos al presente, notando los cambios ligeros que se producen alrededor, tanto como los otros, que generalmente nos sorprenden cuando estamos dormidos o en Babia.
Quienes nos rodean (fundamentalmente aquellos por los que sentimos odio, recelo, envidia y admiración), nos muestran nuestra propia sombra proyectada, tanto la oscura como la luminosa; pero ahora podemos ser perfectamente conscientes de ello, integrando paulatinamente esos fragmentos del propio ser que no eran reconocidos como parte nuestra.

También comenzamos a significar lo que pasa en términos de contextos y de relaciones que se retroalimentan, observando cómo las energías de cada "uno" se entrecruzan formando redes, y redes de redes. Y lo que creíamos que era nuestro "yo" o un ego hecho y derecho, resulta ser un arquetipo con quien podemos identificarnos totalmente... o no. Pues ya estaremos en condiciones de desidentificarnos o identificarnos calmadamente con cualquier emoción, pensamiento o rol.

Esta fase a veces resulta muy difícil de alcanzar; recién cuando nos entregamos a lo desconocido, la experiencia en carne propia de la existencia de la inteligencia vincular nos hará dar de bruces con los propósitos del alma, cuyo tiempo de acción y su estructura energética están mucho más allá de de las descripciones que hacemos de nosotros mismos.
Alejandro Christian Luna

http://us7.campaign-archive1.com/?u=554f5c8d9a049cc76b9fdeeee&id=886f3f4573